Saltar al contenido

Como nacen los conejos

El nacimiento es una de las cosas más hermosas de presenciar que nos legó la madre naturaleza, y con los conejos no es la excepción.

Estas criaturitas vienen con una facilidad digna de admirar y rodeados por varios hermanos con los que se calentarán mientras la madre no se encuentre, formando un «nido de conejos».

Si tienes una coneja preñada a punto de parir y quieres saber cómo actuar ante el proceso, este artículo es para ti.

Cosas que necesitarán la coneja y las crías

Antes que llegue el parto, debemos darle a nuestra coneja una alimentación sana que conste de vegetales como brócoli, alcachofas, acelgas y apio; frutas como las peras, mango y cerezas.

Evita las comidas tóxicas, como lechuga, aguacate, ajos, papas o cebollas.

Amor y cariño, darle atenciones constantes como cepillar su pelaje, hablarle lindo o sobarla.

Un ambiente tranquilo libre de ruidos o situaciones que le generen estrés a la madre y los gazapos.

 Mantener la limpieza y el orden en el espacio donde duerme y come, su jaula y la cajita donde nacerán las crías.

Nacimiento en cautiverio

Pasados los 30-32 días de gestación, los conejitos estarán listos para pasar por el canal de parto y nacer.

Así que la madre entrará en la caja destinada para recibir a los pequeños, llena de sus pelos para darles calor. Los momentos favoritos para alumbrar son de noche o poco antes de amanecer, cuando no habrá intrusos o fuentes de riesgo.

Luego se coloca en posición y rápidamente van saliendo uno por uno; el tiempo que toma es aproximadamente media hora.

Cuando todos hayan salido, les dará su primer alimento mientras se acurrucan. Dependen totalmente de la madre, porque nacen sin pelo, sin poder oír, ni ver hasta pasados unos días.

Nacimiento en libertad

Igual que en cautividad, la cuenta regresiva para el nacimiento finalizaría tras 32 días en los que la hembra se prepararía para recibir los gazapos en una zona segura.

Encontraría un espacio con la tierra apropiada, cercano a una zona donde buscar comida y agua sea sencillo, pero que también esté libre de cualquier depredador. Ahí establecería la madriguera, que llenaría de hierba seca y pelo.

Llegado el momento, se acomodaría  dentro y comenzaría el parto de una camada que podría constar de 4-7 crías. Saldrían una por una en un tiempo de media hora, aproximadamente.

Luego les alimentaría inmediatamente con su nutritiva leche, para que con suerte, la mayoría superara el año de vida.

Últimos Artículos

Imágenes de conejos

La ternura de los conejos ...
Leer Más