Saltar al contenido

Lo conejos ponen huevos

Todos hemos oído hablar del «conejo de pascua», uno de los tantos personajes festivos que nos presentan desde niños; un conejo que esconde los huevos de colores, para que los encontremos durante las fiestas.

Independientemente de lo que escucháramos al respecto, la realidad es que los conejitos no ponen huevos.

De hecho, su nacimiento se produce de manera más similar al de nosotros los humanos, que al de animales que si los ponen, como las gallinas o reptiles.

« ¿Cómo se reproducen entonces?» Al alcanzar la edad, la pareja de conejitos comienza a reproducirse; liberando los óvulos de la hembra mediante el coito. Esta quedará en estado y gestará durante unos 32 días a los 4-12 gazapos.

Uno a uno irá expulsándolos de su interior, hasta que todos estén fuera y se hará cargo de alimentarlos durante un mes.

De dónde viene la creencia

Anteriormente se pensaba en los huevos como símbolos de la vida y fertilidad.  Los conejos son conocidos por su facilidad reproductiva, por ello, se piensa fueron elegidos como las caras de una celebración que ya tenía un tiempo.

Diversas civilizaciones en el mundo comenzaron a pintar huevos dejados por pájaros tras la llegada de la primavera, estos eran su sustento mientras podían cazar sin morir de frío.

Esto se realizaba para celebrar la llegada de la nueva estación, que traería prosperidad, el renacimiento y la fuerza.

Luego fue pasando el tiempo y se comenzaron a organizar las competencias entre niños y jóvenes para saber quién obtenía más huevos decorados; provocando una cierta confusión en algunos.

Ligera modificación de temática

Cuando se asentó la religión cristiana, se presentó un cambio respecto la temática. Ahora celebraría la resurrección de Jesucristo; coronando al conejo, como su mensajero.

Qué tiene que ver el conejo con esto

La historia nos dice que tras la muerte de Jesús, llevan su cuerpo al sepulcro, en el que se hallaba también un dulce conejo, que al ver cómo todos estaban entristecidos por su muerte, se quedó acompañándolo hasta la resurrección.

Llegado ese momento, no lo podía creer. Deseó decirles a todos y la mejor forma de hacerlo fue entregar huevos pintados de diversos colores, así todos sabrían qué había sucedido; era el mensajero de la felicidad y la vida.

Desde ese momento, el conejo sale cada año, el domingo de pascua, a entregar sus coloridos huevos casa por casa.

Actualmente ya no se necesitan los huevos de aves, sino que emplean unos hechos de chocolate pero ciertos hogares prefieren hacerlo a la antigua, cociendo los huevos para mayor seguridad, pintarlos y esconderlos.

Últimos Artículos

Imágenes de conejos

La ternura de los conejos ...
Leer Más